¿Por qué comprar original?

  • 1/01/70 1:00

El fenómeno de la compra y venta de productos falsificados es un problema global cuyo comercio internacional se estima en hasta 460 mil millones de euros, según el último informe publicado por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO, por sus siglas en inglés) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) Consultar informe completo

El fenómeno de las falsificaciones es un fenómeno transversal y global cuya lucha y erradicación compete tanto a entidades públicas y privadas ya que:

  • Destruye puestos de trabajo: alrededor de 53.500 puestos al año.
  • Perjudica el comercio de las ciudades al fomentar la competencia desleal.
  • Perjudica la economía del país al perder casi 7 millones de euros en ventas.
  • Promueve la economía sumergida que no paga impuestos ni tributa lo que provoca el empobrecimiento de todos.
  • Las falsificaciones no pasan los controles de calidad que garantizan un consumo seguro.
  • Las falsificaciones pueden suponer grandes riesgos para la salud y la seguridad.
  • Es una actividad controlada por el crimen organizado.
  • Es el segundo tráfico criminal que genera más lucro, sólo por detrás del tráfico de armas.
  • Las mafias que se lucran con ellas explotan a vendedores irregulares y ambulantes.
  • Ponen en peligro la innovación perjudicando el acceso del consumidor a nuevos productos.
  • Se pierden los derechos como consumidores.

Sectores más afectados por la falsificación

España ocupa un preocupante puesto 10º dentro de las economías mundiales donde los derechos de Propiedad Industrial se infringen. Anualmente se pierden 6.766 millones de euros en ventas al año debido a las falsificaciones (el 10.6% de las ventas anuales) y 53.467 puestos de trabajo en los 11 sectores analizados según el último estudio de la EUIPO. Consultar  InformeInfografía y Anexo.

El sector más afectado por este fenómeno es el sector de las “prendas de vestir” donde se pierden 3.808 millones euros/año, el 14.9% de las ventas totales. Lo sigue el sector de los medicamentos, la cosmética, los vinos y bebidas espirituosas y smartphones.

Mientras que en productos tales como bebidas, alimentos, cosméticos, fármacos o componentes de automóviles los consumidores aprecian que pueden ser perjudiciales para su seguridad y su salud, en los artículos de lujo el público en general no ve demasiados efectos negativos en su falsificación, por considerarlos menos necesarios (la marroquinería y textil son los sectores más afectados por este problema). Sin embargo, lo que mueve el fenómeno de las falsificaciones en términos de pérdida de derechos sociales, mafias y trata de personas son aspectos que sí impresionan a la opinión pública. El impulso de estas redes con la simple compra de un producto falsificado es un ejercicio reflexivo que se puede fomentar, al igual que la pérdida de sus derechos como consumidor si adquiere productos falsificados.

Antes, la mayoría de los productos falsos eran productos de lujo como bolsos caros, pero hoy se falsifican productos de todo tipo, desde juguetes, baterías y perfumes hasta medicamentos.

¿Cómo evitar las falsificaciones?

Algunos consejos de comprobaciones al comprar en tiendas

  1. El precio es sospechosamente barato, desconfíe de las gangas
  2. La calidad del producto es menor de lo esperado, p. ej. costuras o cremalleras defectuosas en ropa y cuero
  3. El producto huele a pegamento, plástico o químicos
  4. El envasado, etiquetado e imágenes son de poca calidad
  5. El punto de venta no es el normal de un producto de esa clase…

…recuerde, si es demasiado bueno para ser cierto, probablemente no lo sea.

Comprar productos falsificados tiene consecuencias

Para el consumidor: productos de baja calidad y sin garantías, pérdida del derecho a reclamar, riesgo para la seguridad y salud…

Para las mafias: contribución a la explotación laboral, blanqueo de capitales, crimen organizado…

Para las empresas: pérdida de mucho dinero, tiempo en tribunales, competencia desleal, daño a su imagen…

Para el país: destrucción de puestos de empleo, disminución de ingresos públicos, desincentivo a la investigación, desarrollo e innovación, daño a la imagen turística…

Para el medio ambiente: producción sin normas de protección medioambientales ni protocolos de trabajo que promuevan la reducción, reciclaje o reutilización.

Actitud del consumidor frente a las falsificaciones:

Según un estudio realizado en 2014 entre la Oficina Española de Patentes y Marcas, O.A. (OEPM) y la Asociación para la Defensa de la Marca (ANDEMA), casi 5 millones de personas anualmente compran productos falsificados en España sobre todo en mercadillos, rastros y "top mantas", además de realizar cada vez más habitualmente las compras de estos productos por Internet. 13,2 millones de personas declaran conocer a alguna persona de su entorno que ha comprado falsificaciones.

En el estudio se determinó que las personas que compran falsificaciones tienen el siguiente perfil:

  • Son consumidores jóvenes (de 18 a 29 años).
  • Viven en núcleos de población de más de 500.000 habitantes.
  • Son ciudadanos que deciden las compras del hogar habitualmente.
  • Son consumidores con menor grado de fidelidad a la marca.
  • Se trata de individuos menos concienciados sobre los efectos de las falsificaciones.
  • Son consumidores que buscan prestigio en los productos de marca.
  • Son consumidores que no buscan que el producto se ajuste a sus expectativas.
  • Se trata de individuos para los que el consumo de marcas no está en consonancia con su estilo de vida.
  • En el entorno del consumidor se compran falsificaciones.
  • El precio es el factor clave en la decisión de compras de falsificaciones

© Oficina Española de Patentes y Marcas, 2019